Nombre juan
Pregunta hola, me dedico a la venta de equipos electrónicos en una conocida tienda online, no estoy dado de alta como empresario o como autónomo. el problema es que llevo varios años comprando y vendiendo en esta tienda online y algunos familiares me han dicho que me debo hacer por lo menos autónomo, ya que actualmente no pago impuestos de ninguna clase. me han recomendado dos opciones para poder operar legalmente, una es que me haga autónomo, y la otra es que constituya una sociedad limitada, la verdad es que estoy con la mosca en la oreja desde que me comentaron mis familiares que inclusive podrían encarcelarme, no llevo muy bien estos temas y lo único que necesito en estos momentos es legalizarme

RESPUESTA: Hola Juan, crear tu empresa como autónomo o como sociedad limitada, dependerá entre otros criterios como por ejemplo del beneficio esperado. Por norma general si el beneficio esperado es menor de 60.000 euros es conveniente ser autónomo, y si el beneficio esperado será mayor de 60.000 euros es mejor estar constituido como sociedad limitada. La diferencia dependerá de muchos factores como por ejemplo, la edad , la cantidad de hijos los hijos a su cargo, los padres a su cargo, minusvalias reconocidad entre otras establecerán importantes diferencias. Para resumir te diré que por 60.000 euros de beneficios el tipo medio al que tributarás como empresario individual será del 26%, y como sociedad limitada por el mismo beneficio tributarás al 25%. También debes de tener en cuenta que como sociedad limitada tributarás durante los 2 primeros años que obtengas beneficios a una tasa del 15%. Otro criterio a tener en cuenta es que como administrador de una sociedad limitada tendrás que cotizar a la seguridad social todos los meses una cuota de autónomo administrador de 290 euros durante el primer año, y luego 320 euros por mes. En cambio como empresario individual cotizarás pagando solo 50 euros durante 18 meses. En cuanto a lo que te dicen tus familiares del riesgo de prisión, están totalmente en lo cierto.  Existe la figura del delito fiscal, la que sanciona con penas de cárcel de 1 a 4 años, y con multas de hasta del 600% del monto. Cuando el monto defraudado supera 120.000 euros  hacienda deriva automáticamente estos casos al Juzgado en lo penal.